El gran fracaso de AMLO.

0
325

EXPRESIONES. 230622.

Pablo Ramírez Puga.

La doctrina política del presidente Andrés Manuel López Obrador esta desmoronándose ante una sociedad nacional e incluso internacional, que ve con desilusión y terror el rumbo de violencia e inseguridad que está tomando nuestro país.

La ola de crímenes y de incertidumbre en todo el ámbito nacional, sólo Yucatán y Campeche se distinguen como las entidades más seguras del país, está resquebrajando esa “fe política” que AMLO despertó ante la corrupción excelsa de regímenes priistas y panistas que socavaron toda la institucionalidad y credibilidad en la partidocracia.

López Obrador había manejado muy bien ese hartazgo nacional y ese deslumbramiento que causó entre “los más pobres” o menos atendidos de nuestro país, grandes expectativas con la creación de un partido político que capciosamente manipulaba la esencia católica nacional. La creación de MORENA, parafraseando a la virgen del Tepeyac, movió la confianza entre los más pobres y explotados por un neoliberalismo que ponderaba la audacia y la corrupción como símbolos de éxito.

AMLO supo manejar muy bien su simbolismo político en la búsqueda de la presidencia de la República, que finalmente consiguió; una directriz que constantemente rayaba en una religiosidad política en donde el “amor y paz” eran la panacea para los mexicanos más pobres e incluso para aquellos que se desempeñan en el delito, considerándolos como “seres humanos” con capacidad del perdón y la compasión nacional.

“Los delincuentes también son seres humanos” y necesitan consideración, era el apotegma Lópezobradorista ante los señalamientos de sus opositores que eran calificados como representantes del conservadurismo nacional y, por ende, los verdaderos enemigos de México, o más bien dicho: los enemigos de AMLO.

Muchos se creyeron esa política del perdón que el de Macuspana sólo distinguía hacia quienes no lo contradecían y que incluso demostraba hacia ellos compaginación y acuerdo.

Pero los malandros son los malandros y está visto que aunque en zonas donde domina el cártel de Sinaloa (Los Guzmán Loera y Mayo Zambada) hay cierta paz y coordinación, ello no se refleja en zonas como Chihuahua, Durango, Zacatecas, Tamaulipas, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Veracruz, Morelos, Guerrero, Michoacán, Baja California Norte y Sur, Puebla, Oaxaca, Chiapas, Querétaro, Quinta Roo, Tlaxcala, Colima, Nayarit, San Luis Potosí, Aguascalientes, Sonora, Coahuila, Tabasco y Nuevo León.

El 90 % del país es considerado ahora como zona de inseguridad y violencia, incluso allende nuestras fronteras, en donde no sólo el narcotráfico impera, sino la extorsión, los homicidios dolosos, los feminicidios, el robo, los asaltos, el “huachicoleo” hasta del agua y el secuestro, son cosa de todos los días, superando ya el mandato de AMLO con cerca de 122 mil asesinatos en 3 años al régimen de Felipe Calderón que se quedó en un poco más de 120 mil homicidios dolosos durante todo su período.

Sin embargo, la gota que está derramando el vaso ante los ojos de nuestro crédulo país, ha sido el asesinato de dos jesuitas en Chihuahua, que hasta el mismo Papa Francisco cimbró al exclamar que “en México ya son muchos los asesinatos”, como un reclamo directo a una política camuflada de acuerdo “entre el bien y el mal” que está rebasando la fe en un “santón”, que, como Andrés Manuel López Obrador, lo mismo menosprecia sardónicamente con su peculiar risita, que elevando los ojos al cielo en señal de que “todo está en manos del señor”.

Si parafraseo mucho con los simbolismos políticos de nuestro primer mandatario, es porque en esencia esa ha sido la manera de penetrar en un ánimo nacional esperanzado en que el maná les caerá del cielo y no a través de la educación, la superación de la ignorancia y el trabajo.

Ese ha sido el gran fracaso del presidente Andrés Manuel López Obrador. Dijera el político y escritor mexicano José María Luis Mora: “En todo pueblo en que se confunden los deberes sociales con los religiosos es casi imposible establecer las bases de la moral pública”.

Es por eso que la moralidad republicana del presidente de México, se desploma irremediablemente…

EXTRACTOS POLÍTICOS:

.- AL PARECER, EL UNICO PRIISTA que ha asimilado verdaderamente la situación imperante en el estado, es el actual dirigente estatal del tricolor, Javier Villacaña, quien ha emprendido una serie de acciones tendientes a regenerar a los sectores priistas, con el ánimo de conservar y ampliar ese techo político que le representan sus 250 mil votos que aún conservan… Los demás, sólo aletean como su dirigente nacional: Alito Moreno…Y A PROPÓSITO de priistas, al principio de semana trascendió en diferentes portales que el “guía político” oaxaqueño, José Murat, se encontraba enfermo por un problema pulmonar, cuestión que pocos de sus voceros desmintieron, por lo que la duda prevalece…

.- AHORA SÍ, COMO “A CUALQUIER SER HUMANO” el presidente AMLO ha dispuesto a través de la SEDENA, más de 250 militares a la caza de “El Chueco”, presunto asesino de los dos sacerdotes jesuitas y un guía de turistas en Chihuahua… Los intocables seguirán siendo los de Sinaloa…

.- OAXACA SOBRESALE POR DAR PASO a la diversidad sexual en materia política… El Ayuntamiento de Xoxocotlán, Oaxaca, se distingue por tener la primera pareja gay al frente de un municipio y ha encontrado respeto y aceptación social entre su comunidad… La pareja que conforma el actual edil Inocente Castellanos y Eric Enmanuel Ortiz, quien está al frente del DIF Municipal son un caso excepcional en la política oaxaqueña… Ellos tienen casi 20 años como pareja y la comunidad ha depositado su confianza en ellos… Suerte…

.- LA INDUSTRIA DEL CHANTAJE Y LA PRESIÓN POLÍTICA empieza a moverse en Oaxaca para “señalarle el rumbo” al gobernador electo, Salomón Jara… Sindicatos, organizaciones sociales y líderes, empiezan a mover a sus huestes para hacerse sentir y fincar acuerdos con “el nuevo” en la silla estatal…

¿Salomón Jara seguirá la política de “todos son seres humanos” y hay que tener consideración de ellos?…

.- Vox clamantis.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca; jueves 23 de junio/2022.

confusiopuga@hotmail.com