La gran disyuntiva de México…

0
872

EXPRESIONES. 140618.

Pablo Ramírez Puga.

La gran disyuntiva de México…

Me hizo pensar mucho el razonamiento que expresó recientemente el senador de la república, Ernesto Cordero, quien en las coyunturas actuales vive su momento político al denunciar ante la PGR al candidato de Por México al Frente, Ricardo Anaya, por lavado de dinero.

El tope de Cordero ha suscitado muchas reacciones en un momento en el que los candidatos a la presidencia de la República se están dando “hasta con la cubeta”, a excepción del insuflado y confiado Andrés Manuel López Obrador quien ya siente la Presidencia en sus manos.

Ayer Ernesto Cordero planteó que “votar por un orate es igual de grave que por un delincuente” en clara alusión a AMLO y a Ricardo Anaya, empero, en el parangón hace falta mencionar a un tercero en discordia, José Antonio Meade, quien representa la continuidad de un sistema político altamente corrupto que está degenerando en violencia, anarquía, inseguridad, impunidad y más hartazgo social.

¿Esa es la disyuntiva de México en la actualidad?

¿Elegir sólo entre las tres opciones punteras en la carrera presidencial, es a lo que aspira nuestro país?

Muy difícil disyuntiva, sin duda, porque no da más alternativa que más de lo mismo (Anaya-Meade) o un cambio incierto que puede generar más caos y retroceso en lo poco que hemos avanzado (AMLO), sobre todo en nuestra fortaleza económica internacional.

La cuarta opción, la de “El Bronco”, aun no cuaja del todo en el ánimo del electorado porque la ciudadanización sólo se fundamenta en el hartazgo de una clase media venida a menos, pero que carece de organización y voluntad política para hacer valer sus derechos.

Todo ello se reflejó en el tercer debate presidencial, que con el tema desarrollo, economía, educación y salud se dio el pasado martes en la ciudad de Mérida, Yucatán.

En la blanca Mérida se reflejó lo negro de un país, que como dijo reiteradamente Andrés Manuel López Obrador, está atorado en la corrupción; sin embargo, esa transformación que promete el de Macuspana, lo envuelve también a él en su desempeño político y en su incongruencia al expresar sus lentas y balbuceantes ideas en contra de una mafia de poder que no concuerda con la suya.

Meade y Anaya, durante el debate se “mataron” solos con sus acusaciones mutuas. Ni Meade se mostró convincente cuando acusó de ladrón a Anaya, ni éste cuando aseguró que le aplicará la justicia a Enrique Peña Nieto y al candidato priista, tanto que el propio López Obrador con su mesianismo de siempre les dijo que a ninguno de los dos va a meter a la cárcel, que los va a perdonar porque la venganza no es su fuerte.

Habrán muchas acotaciones del tercer debate para el anecdotario político nacional, que a fin de cuentas, luego de que todos hablaron de transformar a México, de acabar con la corrupción y de plantear innovaciones educativas y tecnológicas, el único cambio que se vislumbró en el panorama del debate, fueron las propuestas de Jaime Rodríguez Calderón, quien al inferir que sus tres oponentes miembros de la partidocracia son lo mismo, que los tres le han chupado la sangre al país durante décadas y que son y han sido el motor de esa corrupción que hoy asfixia a toda la nación, planteó la gran disyuntiva que pesa sobre el país.

Lo malo es que “el efecto Calderón” tiene muy poco tiempo para fortalecerse en los diecisiete días que faltan para la gran elección.

En resumidas cuentas, en el tercer y último debate, Meade y Anaya se dieron con la cubeta; AMLO sólo balbuceó y casi se durmió en el debate, y El Bronco cabalgó, pero en un pony… La incertidumbre, sigue latente…

EXTRACTOS POLÍTICOS:

.- LAS CAMPAÑAS EN LA ENTIDAD ESTÁN CAYENDO EN UNA VORÁGINE de acusaciones, de dimes y diretes, que sólo evidencian a nuestra rezagada y confusa partidocracia local…. Los del Frente se dicen víctimas de las tropelías de los priistas, cuando ellos utilizan las mismas mañas para captar votos… El gobernador en turno siempre ayuda a su partido y mete claramente las manos en el proceso, como sucede a nivel nacional, tanto que el irredento Jefe Diego ya propuso un pacto entre Peña Nieto y Anaya para que no llegue AMLO a la presidencia… Y aquí en Oaxaca, es evidente que Alejandro Murat apuesta sus canicas a favor de su favorito Raúl Bolaños Cacho Cué, a quien quiere fortalecer para esta elección y para la venidera en 4 años más… La lucha por el poder es esa y finalmente quienes terminan peleados son los soldados de cada regimiento, mientras los jefes terminan, algún día, negociando y algunos hasta siendo “uña y carne”…

.- Y aquí digo VOX CLAMANTIS.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca; jueves 14 de junio/2018.

confusiopuga@hotmail.com