Somos un país de “nota roja”; Oaxaca no se salva…

0
502

EXPRESIONES. 150822.

Pablo Ramírez Puga.

En la actualidad todo el país, desde Baja California hasta Chiapas, se cimbra con hechos violentos, en donde la delincuencia organizada, el narcotráfico y la descomposición social han creado una reacción en cadena que coloca a la República Mexicana como un país de nota roja.

Todos los medios de comunicación, noticieros televisivos, se tiñen de rojo y son tema nacional, estatal e internacional propagando alarma y en muchos casos, hasta conmiseración abusando del dolor y el miedo que causa tanta violencia y falta de seguridad pública, evidenciando a las instancias de gobierno en su responsabilidad de proporcionarla, ya sea por su incapacidad y falta de equipo, por su demagogia o por la corrupción que las corroe.

El ambiente de inseguridad, es tal, que el gobierno federal, sin reconocer todavía su fallida táctica de “abrazos no balazos” y de considerar a los delincuentes “por que también son seres humanos”, empieza a reencauzar sus estrategias de combate a la delincuencia, iniciando con su intención de hacer formar parte a la Guardia Nacional de la SEDENA, una instancia más solvente que todas las policías creadas hasta ahora y que en la mayoría están infectadas o coludidas con la delincuencia organizada.

Se sabe que, en estados como Baja California, Guanajuato, Jalisco, Zacatecas, Veracruz, Estado de México, Michoacán, Guerrero, Quintana Roo, Tamaulipas, Chihuahua, Sonora, Nuevo León, Colima, Durango, Sinaloa, todos los días suceden hechos delictivos de gran impacto y Oaxaca no es la excepción. Se tienen datos de que en seis meses han asesinado a más de 350 oaxaqueños en eventos de índole político, feminicida, asaltos, robos, secuestros y eventos relacionados con el narcotráfico.

Los municipios oaxaqueños en donde más violencia e inseguridad se manifiesta son: Pinotepa Nacional, Juchitán, la capital del estado, Tehuantepec, Matías Romero, Santa Cruz, Xoxocotlán, San Pedro Pochutla, Huajuapan de León, Santa María Colotepec, Jamiltepec, Amoltepec, Miahuatlán, Ocotlán, Ejutla de Crespo, en fin, en todo el estado se ha manifestado un incremento plausible de este flagelo y más ahora que el despegue económico de la entidad representa más movilidad empresarial y de negocios, no todos con fines legales y dentro del marco de la ley.

Recientemente se supo, durante nuestras fiestas de la Guelaguetza, de la fluidez de enervantes en bares y centros de esparcimiento y del trasiego de cocaína de nuestras costas a la ciudad de México, así como la efervescencia social en comunidades con conflictos de límites o agrarios, que en cualquier momento explotan y suman inestabilidad social y violencia en la entidad.

La realidad es que todo el país está convulsionado y Oaxaca no está a salvo de ello, y más, cuando no contamos ni con una Fiscalía General del Estado y una Secretaría de Seguridad Pública capaces y honestas en el desempeño de su función, a tal grado, que ya están siendo llamados a cuentas por parte de las comisiones del Congreso del Estado para que expliquen su magro papel en el estado, falta ver que ese llamado a cuentas sea efectivo y no sólo una simulación más, como tantas han pasado en los cambios de gobierno y que mantienen una ofensiva impunidad.

El gobernador electo, Salomón Jara, dice que trae escoba para barrer las escaleras de arriba a abajo, emulando las palabras de su mesías tropical y que pedirá “cuentas claras y con el chocolate caliente”, empero, lo que Oaxaca ya no requiere son más poses ni baladronadas políticas, sino una verdadera y responsable atención, porque estamos a un paso de ser una de las entidades más inseguras y violentas del país.

Hay que tomar en cuenta que en la actualidad el pensamiento y el sentir de la sociedad empieza a ser miedo, sin embargo, ese miedo debiera transformarse en insurrección, una manera de asociarse y exigir a quien tiene la responsabilidad de proporcionarnos seguridad que cumpla con su deber, porque como dijo el político inglés Winston Churchill: “A quienes no conocen otro lenguaje que la violencia, hay que hablarles en su propio idioma”, enumerado esto, no con el afán de generar más violencia, sino de sanear, efectivizar y endurecer nuestros métodos de justicia y legalidad, y eso, sólo le corresponde al Estado, no a la sociedad…

RECORTES:

.- Y BIEN, EL EX GOBERNADOR ULISES RUIZ vino a Oaxaca a dar una conferencia de prensa, con sus cuates, en donde enfatizó tener “la fórmula” para rescatar el país del populismo… No se si URO tiene cualidades de químico o de matemático, pero hablar de fórmulas mágicas para el país, me suena igual que la 4T… La efectividad de un gobierno no se mide por sus promesas o fórmulas, sino por sus obras… En fin, de todos modos algunos maestros de la domesticada Sección 22 de la CNTE le recriminaron lo del 2006… Reclamos sin eco entre los oaxaqueños que bien saben como se las gasta la S-22 para chantajear al gobierno estatal y federal… La prueba de su fracaso es que ahora están peor que antes y la educación sigue en pandemia permanente… En donde están muy mal es en infraestructura escolar, las lluvias y el abandono han dejado las escuelas peor que barracas en la entidad…

.- EL PRI ESTATAL LO MISMO PROMUEVE exámenes de la vista, que da lentes o concientiza sobre la higiene bucal, buena estrategia política para que el electorado agudice su vista y no lo engañen, y de paso, tenga buen aliento para expresar sus inconformidades y anhelos… El “doctor” Villacaña ahí la lleva…

.- EN CHISME DE VECINDAD se convirtió el que un restaurante del centro histórico oaxaqueño enfermó de salmonelosis a 41 clientes que consumieron sus alimentos… Chisme que salió de las filas del sector turístico y que después quisieron enmendar al señalar el hecho como una noticia falsa y que el restaurante Mayordomo no estuvo vinculado… La nota nunca fue avalada por el sector Salud de Oaxaca y se sospechó que hubo proteccionismo hacia una empresa que siempre colabora con el gobierno en cuanto a la promoción de la Guelaguetza… O sea, se comenzaron a tirar la bolita y a deslindarse de un caso que sólo perjudica a los consumidores y a quienes confían en que contamos con los servicios de salud adecuados y no sólo comprometidos con patrocinadores o benefactores del negocio turístico…

.- EMPIEZAN A SENTIRSE LOS EFECTOS de la inseguridad y violencia en el país… La mitad del territorio mexicano tiene alerta roja y naranja de EE.UU por violencia, narcoterrorismo y secuestro… Y el franciscano de Palacio Nacional sigue repartiendo “abrazos no balazos”…

.- Vox clamantis.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca; lunes 15 de agosto/2022.

confusiopuga@hotmail.com