Tiempos de rasgar vestiduras.

0
345

EXPRESIONES. 021222.

Pablo Ramírez Puga.

Según Albert Camus, en política “lo mejor es conocer el pasado, ocuparse mucho del presente y sólo un poco del futuro, lo contrario, sólo es charlatanería”.

De ahí que la obligación de los que ejercen la política y los observadores de la misma, “la única obligación moral que tenemos es no ser imbéciles” (palabras de Fernando Savater en su Política para Amador), o sea, los políticos podrán decir y hacer muchas cosas para ejercer, obtener o conservar el poder, pero por sus actos siempre se descubren.

Y de esa forma, la sociedad entera está en posibilidades de justipreciar la labor de los actores políticos y por ende, también quienes observamos, transcribimos y opinamos sobre la historia y desarrollo de los pueblos.

Recientemente, la renuncia de una joven diputada local a su filiación priista, por ser hija de un connotado político que por dos ocasiones pujó por la gubernatura del estado sin tener más merecimientos que ser un engendro de quien ostentó el poder por seis años y que vio en él la prolongación de su especie política, dio la nota al dejar un agonizante partido político que patalea ante sus crasos errores, filias y fobias, que lo zarandean a las turbias aguas de la política local.

Y digo turbias, porque, así como ahora se evidencia la moralidad de Eviel Pérez Magaña al pasar de Ulisista a Muratista y pretender regresar a sus raíces, se muestra la caterva política que permea en todo Oaxaca, removiendo las aguas Ulisistas y Muratistas para volver a la pandilla Gabinista, disfrazada de una primavera que en lugar de florecer vislumbra los mismos abrojos de cada seis años.

¿Qué esperanzas tiene Oaxaca de una transformación, cuando sus “Transformers” son los mismos robots pintados de color guinda?

Salomón Jara, con su toma de posesión y la presentación de su gabinete, no denota ningún cambio y si un regreso de los mismos compromisos políticos que agravian la confianza de los oaxaqueños, mostrando sólo a una mala calca de quien está haciendo política adoctrinada, aprovechándose del papanatismo de la gente.

Por todo ello, es momento, no de rasgarse las vestiduras y ver la paja en el ojo ajeno, sino de rasgar vestiduras y descubrir nuestro sino, para no mantenernos sumisos y sin expectativas que nos sigan columpiando en más de lo mismo.

Podrá decirse que la administración cuenta con el beneficio de la duda y confiar que las cosas van a cambiar en el futuro, sin embargo, Oaxaca ya lleva casi medio siglo esperando un buen gobierno y sólo acumulamos lamentaciones, engaños, discursos, reclamos, traiciones, y resucitaciones políticas, sin vislumbrar un cambio verdadero, que podría ser una primavera, un verano, un otoño o un invierno, pero que sea una estación que de certeza, justicia y paz a nuestro estado…

RECORTES POLÍTICOS:

.- COMO VILLANCICO ENTONÓ SALOMÓN JARA su propuesta de gobierno ante la LXV legislatura del Estado… “La transformación comienza hoy, no les voy a fallar”, dijo el serrano con esa pose ladina que le caracteriza y que será su representatividad política durante seis años… Una vez más “caras vemos, corazones no sabemos”, pero siempre con el anhelo de que por fin los oaxaqueños tengamos un buen gobierno… Por lo pronto, las poses y los acarreos no cambian, ni tampoco el clásico “aquí toy” con la esperanza de ser considerado y obtener chamba por 6 años… Salomón Jara no mostró nada nuevo en su praxis política al bañarse de pueblo en el Auditorio Guelaguetza, pero sí una burda imitación del proceder de su mesías, con todo y su limpia ancestral para alejarlo y protegerlo de las malas vibras… Una religiosidad pagana que gusta mucho a la credulidad transformadora del partido MORENA, que en su nombre lleva su carta de representación… Hasta Martínez Neri despertó de su letargo municipal entre el basurero administrativo y político de su gestión, con elocuentes palabras: “Hoy le toca gobernar a un partido distinto para el beneficio de las y los oaxaqueños”… Una premonición maldita en sus labios… Por lo pronto los maestros marcharon para mostrar su fuerza… Otros, como la Alianza de Sindicatos por la 4T, para mostrar su fidelidad al hueso y a las dádivas… Por lo pronto, ahí quedan flotando en el ambiente político las palabras de Jara Cruz quien dispone como eje de su gobierno: “Austeridad y combate a la corrupción”… Bueno, con Netzahualcóyotl Salvatierra en su gabinete, ya se está contradiciendo… Dijera el escritor sueco Klas Pontus Arnoldo: “No es ser engañados sino desengañados lo que nos hace miserables”… Nada nuevo bajo el sol…

.- Vox clamantis.

Oaxaca de Juárez, Oaxaca; viernes 2 de diciembre/2022. confusiopuga@hotmail.com