Fallece Pedro Piñón Rustrián, un clásico del periodismo istmeño…

0
199

 

13 de septiembre/2019.

Lo mas importante de vivir es dejar constancia de tu paso por la vida y mi amigo Pedro Piñón Rustrián siempre dejó constancia de su punzante pluma periodística, salpicada de buen humor y de esa expresión que sólo los istmeños sabían darle a la opinión crítica.

Hoy recuerdo que su primera incursión en el periodismo estatal fue a través de la Revista Expresión de Oaxaca (Pensamiento Libre del Sureste), allá por el año de 1974, al lado de grandes periodistas coterráneos como el Lic. Felipe Gallegos, Augusto Cáceres Durán, Evaristo Cortés y Taurino López, quienes fortalecieron el contenido periodístico de la Revista fundada por mi hermano Héctor Ramírez Puga en Julio de 1973.

Pedro tenía ansias de poeta y de cuentista, así lo denotaba en tertulias istmeñas cuando quien escribe esto pasaba a recoger las colaboraciones mes a mes, de las mejores plumas del Istmo de Tehuantepec. Eran tiempos en la que los periodistas tecleaban en viejas máquinas de escribir sus artículos y colaboraciones en sendas cuartillas tamaño oficio y a renglón cerrado. Todavía no aparecía el telex, ni ningún otro equipo que facilitará el envío de las colaboraciones. Pedro me hacía el favor de ponerme en contacto con el siempre complicado de encontrar de Augusto Cáceres Durán. En esas ocasiones, casi visitaba todas las cantinas para localizarlo y llevarlo a su casa a escribir, mucho más consciente que cuando estaba sobrio.

Definitivamente, eran otros tiempos. Y Pedro tuvo que irse acomodando a la modernidad, hasta que llegaron las “Olivetti” y las primeras computadoras “Macintosh”, para eso, “Palmiro Palmas” (su seudónimo favorito) ya había incursionado en el periodismo a través del Diario El Fogonazo, colaboró en el Semanario El Oaxaco (otro esfuerzo de la familia Ramírez Puga), hasta ser parte medular del Extra de Oaxaca, el Sol de Oaxaca y otros matutinos.

Su experiencia, pero sobre todo su honestidad y profesionalidad en el ejercicio de su trabajo, le hicieron ganarse el reconocimiento del gremio periodístico oaxaqueño, dejando ahora con su partida, un espacio vacío en toda esa vorágine de tecnología que hoy absorbe al periodismo local y que, en su inconcebible desidia y envidia gremial, siguen sin unirse solidariamente en pro del periodismo oaxaqueño.

Hoy, con su deceso, muchos lo recuerdan, lo extrañan y hasta lo lamentan, pero nadie lo imita ni procede en consecuencia.

Mi mejor manera de honrarlo será seguir escribiendo con la misma pasión que el mostraba en sus escritos, caminando en la ruta de seguir luchando por la dignificación del ejercicio periodístico, aunque sea como predicar en el desierto, en la ruta de que las ideas y nuestros actos sean los que trasciendan, sin importar si se reciben honores, apoyos y reconocimientos, que al final del día, no todos podemos disfrutar.

Descansa tu cuerpo amigo Pedro, que tu paso por la vida siempre será ejemplo para las generaciones que quieran hacer verdadero periodismo. Será tu manera de permanecer y de persistir en la brega periodística…

NOTA: LA FOTO QUE ENCABEZA ESTE COMENTARIO ES UNA DE LAS PRIMERAS COLABORACIONES DE PEDRO PIÑÓN RUSTRIÁN PARA LA REVISTA EXPRESIÓN DE OAXACA ( PENSAMIENTO LIBRE DEL SURESTE).