Educación, agente de transformación

0
111

 

La educación inclusiva e intercultural es un agente de transformación en el país, coincidieron en señalar la titular de la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Alexandra Haas Paciuc Paciuc; el defensor de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Bernardo Rodríguez Alamilla; el rector de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca, Eduardo Bautista Martínez; la representante de la Organización de Estados Iberoamericanos, Patricia Aldana y el titular Unidad Especial de Educación, Joaquín Bernal Fernández.

Al cierre del noveno Curso Internacional de Alta Formación (CIAF), “Desafíos y propuestas para una educación inclusiva e intercultural», apuntaron que los retos para erradicar la discriminación son múltiples, sin embargo, en la actualidad existen condiciones para iniciar un trabajo coordinado.

Rodríguez Alamilla, resaltó que la discriminación impide que niñas, niños y adolescentes accedan a la educación por su color de piel, condición socioeconómica, o cualquier otra sinrazón.

“La Defensoría cambió la mirada de atención de las situación que se presentaban en casos específicos de discriminación, para dar paso a una atención de causas, de tal forma que esto implica la revisión de estrategias, instrumentos y normatividades en la materia”, dijo.

Agregó que debido a que Oaxaca es una entidad pluricultural, obliga a entender la comunidad no como una abstracción, sino a reconocerlos como sistemas vivos y actuantes.

Los desafíos frente a la discriminación son múltiples y si bien se han avanzado la humanidad tiene grandes retos con las poblaciones históricamente olvidadas, y es desde la educación donde se promueve la tolerancia, inclusión y sana convivencia, destacó.

Por su parte, la titular de la Conapred señaló que la discriminación es estructural, ya que de manera consistente los mismos grupos de población son los que están excluidos de la salud, de la educación y que siempre se encuentran en índices más bajos de desarrollo humano.

“La sociedad mexicana suele responsabilizar a ciertos grupos de sus propias condiciones. La Encuesta Nacional sobre Discriminación indica que tres de cada 10 personas piensan que las personas indígenas son pobres por su cultura, o que la diversidad religiosa crea problemas en las comunidades”, indicó.

Abundó que la discriminación es producto de la fragmentación y la falta de una concepción universal de los derechos, tomando en cuenta las diferencias entre regiones, etnias, género, entre otras.

Sostuvo que si bien el sistema escolar sensible a las diferencias tardará en concretarse varias décadas más en el país, es momento de iniciar la transformación.

Por su parte, el rector de la UABJO, Eduardo Martínez Bautista indicó que la máxima casa de estudios de Oaxaca está abierta para alentar la educación inclusiva e intercultural.

“La discriminación en el país ha sido sistemática, estructural e histórica, sin embargo, todas y todos podemos contribuir a revertir esta problemática”, concluyó.