ERANGELIO ESTA LOCO

0
126

Mario CASTELLANOS ALCAZAR

ARENA POLITICA 22 / 11 / 2019

La educación en Oaxaca siempre ha sido víctima de los improperios de los protagonistas políticos, que la han llevado al fracaso y en consecuencia a los niveles más bajos a nivel nacional, situación que se refleja en las nuevas generaciones, que son deficientes en su preparación académica.

En este caso, la Sección 22 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación es la que más ha afectado a la educación de los oaxaqueños, desde el año 1980, con la caída de Vanguardia Revolucionaria, que representaba a la parte oficial, desde entonces, los dirigentes sindicales han tomado a la educación como rehén y bandera política con fines personales, sectarios y grupos de interés.

La Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE), vino a desfondar al proceso educativo con su política de los paros, manifestaciones, protestas, bloqueos y la toma de instituciones, pero también, el gobierno estatal y federal han tomado a la educación como parapeto político y todo esto, ha dado lugar a que este proceso educativo cayera a los últimos lugares a nivel nacional.

La misma Sección 22 del SNTE ha causado graves daños a la educación, además, por la contradicción de sus tribus, ideologías internas y grupos que se disputan el botín sindical, todo esto, se refleja en las en las pugnas entre sí, de manera violenta. Sus dirigentes se olvidan de las auténticas demandas de su gremio, porque, se dedican a exigir peticiones desorbitantes, no para beneficio de la educación, sino de carácter personal o de los grupos contendientes por el poder.

En este contexto tenemos al Ex Secretario de la Sección 22 del SNTE, Erangelio Mendoza Gonzáles, (1992- 1995), quien ahora, está en franco reto a la dirigencia sindical que encabeza el Profesor Eloy López Hernández, a quien ha rebasado y en consecuencia se plantó por muchos días en el zócalo de la capital oaxaqueña con un grupo de inspectores de educación primaria y jefes de sector para exigir al gobierno demandas estratosféricas, que están fuera de contexto.

Exige 60 camionetas para el servicio de los inspectores y jefes de sector, lo que nuca se había visto, pero todavía, lo hace sin el aval del actual comité de la Sección 22 del SNTE, lo que refleja, aparte, de su ambición desmedida, en la división y sectarismo que está causando en el gremio sindical, pue eso, ya es su lucha personal y con fines perversos, por lo que pudiera ser sancionado de acuerdo a los estatutos del sindicato magisterial.

Los daños a la educación continúan, pues mientras los inspectores y jefes de sector están o estuvieron en su plantón, los maestros de la base magisterial están en la misma tesitura, desde luego, orquestando más paros y marchas por cualquier situación, que toman como pretexto, según, “porque no se les debe tocar ningún solo pelo”.

En fin, todo va de mal en peor en la educación de los oaxaqueños, sin dejar desapercibido las pugnas internas dentro de su mismo sindicato, al grado que sus mismas tribus toman el edificio de la Sección 22, lo que da como resultado al dicho que dice: “machetazo a caballo de espadas”. Todo indica total anarquía, pero lo peor, es que la educación va de mal en peor, hasta el último lugar.

Todo es política en la educación, a nivel estatal y nacional, desde los gobiernos, presidentes de México, funcionarios estatales y federales, cada uno, de acuerdo a sus intereses, así, como lo demostró el ex presidente, Enrique Peña Nieto, quien tomó como rehén a la educación de los mexicanos con la imposición de la reforma educativa de corte neoliberal en contra de los derechos laborales y profesionales del magisterio, pero luego vino en actual presidente de la izquierda mexicana, Andrés Manuel López Obrador a derogar dicha reforma para imponer otra, que desde luego no es académica, sino de tintes políticos para quedar bien con el magisterio de la CNTE, pue esa, fue su promesa desde su campaña electoral.

Es decir, la educación está sujeta a los vaivenes de la política del gobierno federal y los estatales, por cierto, que, en Oaxaca, el Ejecutivo, Alejandro Murat Hinojosa, a tres años de su gobierno, no ha tendido los hilos de solución a los problemas del magisterio oaxaqueño. Hábilmente de avienta la bolita al gobierno federal, sin embargo, en la entidad oaxaqueña, la educación está por los suelos con más paros, marchas y plantones- y el director del Instituto Estatal de Educación Pública en Oaxaca, (IEEPO), Francisco Ángel Villarreal, ni por enterado se da.

carloscastellanos52@hotmail.com