LA UNIDAD ANTE LOS HECHOS DE CULIACAN

0
183

Mario CASTELLANOS ALCÁZAR

ARENA POLÍTICA 21 / 10 / 2019

 

México enfrenta el dilema de la inseguridad y violencia que pone en jaque al Gobierno Federal, aunque, de hecho, es a la sociedad en su conjunto, por lo que todos los sectores de la población debemos tomar las acciones y estrategias más prudentes y tolerantes, aun, los conservadores, los fifís y los contestatarios que quieren ver al país en llamas.

La mejor fórmula es esa, la de la unidad, la solidaridad y la fraternidad para salvaguardar los intereses de la nación, más no, aprovechar esta incidencia violenta ocurrida el jueves 19 del presente mes, como bandera política para hacer trizas al presidente Andrés Manuel López Obrador, por el hecho de haber derrocado al sistema neoliberal que significa el derrumbe del PRI, PAN y PRD, entre otros partidos políticos.

Ganarían más los conservadores que se oponen al proyecto de la Cuarta Transformación de México del gobierno en turno, sumarse a la defensa de los intereses políticos, económicos y sociales, sí, así, lo hicieran, recobrarían su credibilidad y el respaldo de los mexicanos.

No es con bravatas, insultos, injurias, dimes y diretes, sin sentido social, como se van a resolver los problemas de la noche a la mañana, tomando en cuenta que se trata de graves rezagos de un sistema neoliberal que imperó durante 36 años y nos dejó la marginación, la pobreza y precisamente la inseguridad y la violencia.

Claro, que no ocultamos, la triste realidad que está sucediendo en Culiacán Sinaloa, respecto a la actuación de las Fuerzas Federales: Ejercito, la Marina y la Guardia Nacional, que en un operativo poco estructurado logró la detención de Ovidio Guzmán López, hijo de el “Chapo” Guzmán, líder del cartel de Sinaloa, para luego dejarlo en libertad con el fin de evitar una masacre de los culiacanenses ante la ola de violencia en esta ciudad en donde los capos y otras organizaciones delictivas quemaron decenas de vehículos y amenazaron con incendiar zonas estratégicas de ese Estado.

La situación fue muy crítica debido a que los elementos del cartel eran mucho más que los de la seguridad, es decir, el operativo no fue el adecuado, se confiaron y no tienen la preparación debida, pues fue el mismo Secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, quien reconoció que el gabinete de seguridad no sabía de la pesquisa y por supuesto hubo fallas, es decir, no se aplicaron los protocolos necesarios, por lo que ciertamente fueron sorprendidos.

Por eso, para evitar mayor violencia y poner en peligro a la sociedad de esa entidad, la decisión fue dejar en libertad al “chapito” Guzmán, cuya determinación fue abalada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que por cierto, es reconocido y aplaudido por la sociedad mexicana, excepto los conservadores o los opositores fortuitos, que están aprovechando este error para hacer leña del árbol caído, me refiero a los que no aceptan su derrota electoral del uno de julio del año 2018, por lo que ahora quieren que a México le vaya mal.

Sin embargo, hay factores, que deben analizarse detenidamente, porque son tiempos políticos que se prestan a todo, por lo que no se descarta una jugada política de los neoliberales, que son los más dolidos por el derrumbe de este sistema de gobierno, sobre todo, de los expresidentes panistas: Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón Hinojosa, quienes últimamente han estado atacando a la Cuarta Transformación de México, incluso, se sospecha de los conservadores dolidos por la cancelación del aeropuerto de Texcoco y el inicio de la pista aérea de Santa Lucia, hasta de Estados Unidos de América para mantener a México en la esclavitud, como ya se está viendo con los desdenes del presidente Dolad Trump con sus políticas coercitivas en agravio de los mexicanos.

En fin, hay mucho que pensar y repensar para no repetir los mismos errores, desde una revisión a las estrategias de los cuerpos de seguridad, al mismo gabinete y las relaciones diplomáticas con el vecino país del norte para normar el tráfico de armas de aquel país al nuestro y de México al país vecino, el tráfico de drogas, para no afectar las interacciones comerciales ni el Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá.

Esto, porque, se da la imagen que México está llamas y que, por supuesto no hay seguridad para las inversiones nacionales y extranjeras, más aún cuan do se habla de una posible recesión y por supuesto que la economía nacional está paralizada, pues no hay crecimiento económico.

carloscastellanos52@hotmail.com