MARKO CORTES EN OAXACA, UNA BURLA.

0
128

Mario CASTELLANOS ALCAZAR

ARENA POLITICA 09 / 10 / 2019

 

El presidente del Comité Nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés Mendoza estará este jueves en Oaxaca para hacer un recuento de su escuálida militancia de este organismo conservador que le apuesta a “partirle la madre a la Cuarta Transformación de México” puesta en marcha por el presidente Andrés Manuel López Obrador, según, la advertencia del ex presidente panista, Vicente Fox Quesada.

Con bombo y platillo los azules en extinción anunciaron la presencia de Marko Cortés Mendoza, en Oaxaca, para reactivar al PAN, pero a quien importa el anuncio, sí, este partido ya no tiene presencia en la entidad oaxaqueña, luego de su fatal derrota electoral del uno de julio del año 2018, este organismo está pulverizado a nivel estatal y nacional. Los gobernadores que le quedan se irán extinguiendo paulatinamente ante la ametralladora política de MORENA.

Las cenizas del PAN no representan una oposición digna al nuevo sistema político anti neoliberal PRI- Gobierno, del cual fue coequipero y en coalición con el PRD tuvo la oportunidad de gobernar a Oaxaca con el ahora ex gobernador Gabino Cué Monteagudo (2010- 2016), sin embargo, sobrevino la crisis política y perdieron la brújula del poder, por lo que el PRI- PAN-PRD son cómplices de un fraude de miles de millones de pesos que hasta la fecha no se han comprobado.

Además, Oaxaca no es proclive a la filosofía conservadora del PAN, un partido de elite que defiende los intereses de los conservadores, capitalistas y burgueses, que, en el gobierno, ha propiciado un caos político, económico y social a nivel estatal y nacional, dejando al país en una crisis de valores y principios que se ha traducido en violencia, corrupción, fraudes e impunidad.

El PAN, a nivel nacional y estatal no ha contribuido al cambio que requiere el país para su desarrollo y se ha convertido en un lastre pesado para el avance político, económico y social de México, así como una carga para los mexicanos, que obstaculiza el avance regional y atenta contra los derechos humanos, al convertirse en un alfil del sistema político mexicano en contubernio con el neoliberalismo que durante 36 años ha dejado a gran parte de país en la pobreza y marginación.

Lo cierto, es que en Oaxaca, el PAN, no representa, ninguna opción electoral, política, ni social, esto, porque sus dirigentes se han convertido en saqueadores y vividores, estos son: Juan Mendoza Reyes y Natividad Díaz Jiménez, quienes han sido los dos últimos dirigentes estatales del blanquiazul, formando una estela de caciquismo político en beneficio propio y de sus incondicionales, es decir, el PAN se ha traducido en una mina de oro con fines personales, menos para politizar a su militancia, la cual está pulverizada y por tanto en esta entidad no tiene presencia.

Natividad Díaz Jiménez, enterró al PAN en Oaxaca con sus actos de Corrupción, pillaje y abuso del poder político, que en su momento condenó su militancia, que fue traicionada en sus principios, al adjudicarse las diputaciones y presidencias municipales, pues primero está ella: diputada local y federal, sin hacer campaña, es decir, por el sistema plurinominal y todavía para llegar a ocupar la presidencia del Comité Estatal del PAN tuvo que incurrir en el fraude electoral, hasta llegar a los tribunales electorales de la federación, argumentando una serie de artificios en contubernio con su mecenas, Juan Mendoza Reyes, quien también se valió de argumentos nefastos para llegar a la dirigencia del PAN y de ahí, dos veces diputado local plurinominal, formando una red de corrupción y se olvidaron de la de militancia.

Ahora, el presidente del Comité Nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, se ha convertido en el mesías que trata de levantar a su partido, que por supuesto está hecho trisas, sin argumentos ni estrategias partidistas, mucho menos representa una alternativa de oposición al gobierno de la izquierda mexicana, por lo que se ha convertido en una amenaza sin razón hasta de formar un Frente Único “que le parta la madre a la Cuarta Transformación de México, pero no tiene argumentos y todo es una amenaza personal.

No hay una oposición real a falta de convicción e ideologías para corregir el rumbo del país, por tanto, el presidente, López Obrador y su partido MORENA, sigue siendo una alternativa para el cambio de México, ahora y siempre, apoyado por el 68 por ciento de la población, mientras el PAN, está en el sótano sin vida política y condenado a morir por inanición.

carloscastellanos52@hotmail.com