El periodista Edgar Leyva
ha sido localizado con vida

0
156

DETRÁS DE LA NOTICIA
Alfredo Martínez de Aguilar


* Gracias por su invaluable apoyo y solidaridad de los representantes de organizaciones internacionales Artículo 19, Itzia Miravete Veraza, Jan-Albert Hootsen del Comité de Protección a Periodistas (CPJ) y, en particular, Balbina Flores Martínez de Reporteros Sin Fronteras (RSF).
* Gracias a mis amigos-hermanos del Frente Estatal por la Defensa de los Derechos de los Periodistas, de la asociación nacional Comunicadores por la Unidad y del Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores, en especial del Ombudsperson Periodístico, Juan Maldonado Vargas.

La intervención de organismos internacionales defensores de la Libertad de Expresión y Protección de los Periodistas ha permitido localizar con vida al periodista oaxaqueño Edgar Leyva Mendoza.
Terminan así largas noches y días de incertidumbre sobre su ubicación, después del ataque armado en el que fue asesinada su hermana Rosa Isela y su tía Antonia Bernarda Guzmán Díaz.
Al mismo tiempo, se da un rotundo desmentido a los rumores y “fake news” que circularon en varios medios en el país, en el sentido que Edgar Leyva había sido asesinado en Tuxpan, Veracruz.
La excelente noticia fue dada a conocer por la colega Balbina Flores Martínez, representante de la organización internacional defensora de la Libertad de Expresión Reporteros Sin Fronteras (RSF):
La representante de la organización protectora de los periodistas en el mundo demandó a la Fiscalía General de Oaxaca que no quede impune el ataque sangriento al periodista oaxaqueño.
“Mientras continúan integrando las investigaciones con relación al asesinato de sus familiares pedimos a la @FISCALIA_GobOax agotar la línea de investigación por su labor periodística, y al Mecanismo de Protección de la @SEGOB_mx brindar todas las medidas de protección necesarias al periodista y su familia de manera inmediata”.
Desde la cuenta oficial en Twitter de RSF, con sede en París, Francia, Balbina Flores Martínez
Tuiteó: “#México @RSF_esp ha confirmado con la @FISCALIA_GobOax que el periodista Edgar Leyva, director del digital @Urbano24horas, está con vida y ha decidido resguardarse por seguridad”.
Los representantes en México de Artículo 19, del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), por sus siglas en inglés, y Reporteros sin Fronteras (RSF), demandaron la intervención de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas (CNB).
Reconocemos que en cumplimiento de sus funciones el Fiscal General del Estado, Rubén Vasconcelos Méndez se avocara a establecer el paradero del periodista Edgar Leyva Mendoza y su madre Elia Isabel Mendoza Carmona, toda vez que no se sabía nada de ellos.
Itzia Miravete Veraza de Artículo 19, Jan-Albert Hootsen del CPJ y Balbina Flores Martínez de RSF, se hicieron eco de la denuncia de los dirigentes de diversas organizaciones de periodistas oaxaqueños que integran el Frente Estatal por la Defensa de los Derechos de los Periodistas.
Asimismo, de la demanda de la asociación nacional Comunicadores por la Unidad que coordina Jaime Arizmendi González y este columnista, así como del Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores que dirige Rafael Cano Franco, Manuel Aguirre Ochoa y Luis Ramírez Hernández.
Especial reconocimiento merece nuestro amigo-hermano jurista, defensor de los derechos humanos y articulista, Juan Maldonado Vargas, Ombudsperson del Frente Estatal por la Defensa de los Derechos de los Periodistas y del Foro Nacional de Periodistas y Comunicadores, Capítulo Oaxaca.
No podemos dejar de reconocer, desde luego, el inmediato apoyo y solidaridad del titular de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), Bernardo Rodríguez Alamilla, quien con Flor Hernández y Arturo Gopar, estuvieron siempre actuantes.
La localización con vida del periodista oaxaqueño Edgar Leyva, después del ataque armado en el que fue asesinada su hermana Rosa Isela y su tía Antonia Bernarda Guzmán Díaz por dos sicarios, es una lección de vida para los periodistas oaxaqueños y mexicanos.
La suma de esfuerzos y conjunción de voluntades de Itzia Miravete Veraza de Artículo 19, Jan-Albert Hootsen del Comité Internacional de Protección de Periodistas (CPJ) y Balbina Flores Martínez de Reporteros Sin Fronteras (RSF, permitieron localizar con vida a Edgar y su mamá.
La defensa y protección de la integridad y vida de los periodistas por los representantes de las tres organizaciones internacionales en México debe ser un ejemplo a seguir por los periodistas oaxaqueños, al margen de filias y fobias políticas, egoísmos personales y celos profesionales.
Agradecemos en todo lo que vale la intervención de Marco Mayer de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, así como de Jorge Ruiz del Ángel, responsable del Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas de la Secretaría de Gobernación.
Con una actitud de plena madurez y humildad que debe ennoblecer a los periodistas debemos reconocer y aceptar que todos, hombres y mujeres, tienen una gran valía y que, aunque muchas veces humanamente no nos guste, muchas veces son mejores que nosotros y tenemos que aprender de ellos.
Este cambio de actitud y conducta debe ser, a nuestro juicio, la mayor lección de vida que nos debe dejar la muerte de muchos periodistas, compañeros, amigos-hermanos, provocada por la pandemia global de la COVID-19 y los que se sumen.
En su genial poema Te quiero, con gran sabiduría el poeta uruguayo Mario Benedetti legó a la posteridad la enseñanza que en el amor y en la talacha periodística “en la calle codo a codo somos mucho más que dos”. Y la solidaridad fraterna, es un acto de amor.
¡Ay de aquellas personas que no lo entiendan, porque más tarde o más temprano, todos en mayor o menor medida tenemos problemas y, obligada y necesariamente, necesitamos de los demás, aunque en un momento dado, no nos guste!
Esta dolorosa conclusión debe tener mayor vigencia entre los periodistas oaxaqueños y mexicanos porque cada día es más creciente la inseguridad y brutal violencia de la que somos víctimas gremialmente.
Sin ser simplista ni mucho menos simplona, la razón es muy y simple y sencilla: Los periodistas somos incómodos y estorbamos y más todavía cuanto más críticos de los poderosos que detentan el poder político y económico.
De manera genialmente perversa la ingeniería legal de los estados nación fue construida para garantizar la impunidad, a resultas de las amplísimas redes de complicidad existentes en los Estados de derecho, frecuentemente no tan democráticos como dicen serlo.
Y a despecho de los puristas legaloides, el único contrapoder en el mundo son los medios de comunicación en general, tradicionales y emergentes, y de manera especial las benditas redes sociales, convertidas en el ojo del Gran Hermano orwelliano, al que nada escapa a su vista.

alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila