Rentabilidad electoral en medios de CONEME

0
122

DETRÁS DE LA NOTICIA

Alfredo Martínez de Aguilar

 

* Los medios de comunicación, a querer o no, guste o no, garantizan a los políticos y gobiernos la rentabilidad político-electoral. No obstante, generalmente su soberbia les impide reconocerlo. * Los verdaderos medios nacionales están en la provincia. Por elementales razones numéricas su poder de penetración en los 32 estados de la República es superior a los de la Ciudad de México.

(A la esposa, hijos, familiares, compañeros y amigos del profesor y periodista indígena Telésforo Santiago Enríquez, director de la radio comunitario El Cafetal en el municipio de San Agustín Loxicha. ¡Exigimos justicia! ¡Que su asesinato no quede impune como otros tantos casos!)

En el mundo, los políticos son genialmente perversos. Usan al pueblo para llegar al poder, mantenerse en éste y acrecentarlo. Su mayor y mejor técnica es ser prácticos y pragmáticos.

Su mayor interés gira en torno exclusivamente de la rentabilidad político-electoral que obtengan.

En consecuencia, solo les importa el pueblo en tanto cuanto éste representa votos a su favor.

Los medios de comunicación, a querer o no, guste o no garantizan a los políticos y gobiernos la rentabilidad político-electoral. No obstante generalmente su soberbia les impide reconocerlo.

En tales condiciones y ante las restricciones presupuestales en materia de difusión y publicidad gubernamental, es necesario aprender a vender la rentabilidad político-electoral mediática.

Nadie lo ha entendido mejor que la Conferencia Nacional de Empresarios de Medios (CONEME).

Desde 22 estados 60 empresarios acordaron impulsar una nueva relación con el gobierno federal.

Los verdaderos medios nacionales están en la provincia. Por elementales razones numéricas su poder de penetración en los 32 estados de la República es superior a los de la Ciudad de México.

Sin embargo, su fuerza real no basta por sí misma. Para sobrevivir en la 4T, los medios, micro, pequeños y medianos están obligados, hoy más que nunca, a mejorar la calidad de sus contenidos.

Así lo establece con toda claridad la Declaración de Durango de la Conferencia Nacional de Empresarios de Medios. Es resultado de las conclusiones del análisis de su Primer Congreso.

Al presidente Andrés Manuel López Obrador y al Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, debe interesar el monto del capital social invertido en estas micro, pequeñas y medianas empresas.

Estas Pymes pagan impuestos, generan miles de empleos directos e indirectos, cuya derrama económica es la mayor inversión social en México, que contribuye a garantizar la paz social.

Por tal motivo, invité a los micro, pequeños y medianos empresarios de medios oaxaqueños a sumarse a la CONEME, en la Mesa Redonda Libertad de Expresión en la Hemeroteca Pública.

Obligado es anteponer nuestros egos, protagonismos y malentendidos celos profesionales. Es positivo que seamos amigos, pero si no lo somos no importa. Corremos los mismos riegos.

Así lo han entendido y hecho los dirigentes de nueve organizaciones de periodistas y comunicadores integrantes del Frente Estatal por la Defensa de los Periodistas Oaxaqueños.

En un positivo ejercicio democrático ciudadano, convocada por Cornelio Merlín Cruz, dirigente colegiado del Frente, se realizó la trascendente Mesa Redonda Libertad de Expresión.

Merlín Cruz afirmó que un país desinformado es una nación hundida en el caos. La intolerancia mata y no solo a las personas, sino también lo hace con los países y sus sistemas de vida.

Cornelio leyó el posicionamiento de los periodistas Celeste Andino de Honduras, Juan Pablo Peralta Daniel Olivio de Argentina, Hugo Hiara de Málaga España y Ramón Arevalos de Chicago.

Para homenajear a los colegas, con el apoyo de la Secretaría de las Culturas y Artes la reunión, se realizó en la Hemeroteca Pública Néstor Sánchez, quien revolucionó el periodismo oaxaqueño.

Es nuestra convicción no regatear méritos ni reconocimiento a nadie, amigos o no. Educados en el honor hasta como enemigos somos leales. En nuestro corazón no cabe el egoísmo ni el odio.

Por ello, compartimos la reflexión que hizo el Teniente Manuel Guzmán, quien sintetizó en una lapidaria frase el presente y futuro de los periodistas: Escribir para morir o callar para vivir.

Días después que su hijo fuera baleado, con voz entrecortada, Redy Yescas, hizo un vehemente llamado al mandatario estatal Alejandro Murat, al Fiscal Rubén Vasconcelos y al Poder Judicial.

“Gobernador, consuele a quienes hemos vivido en carne propia enterrar a nuestros hijos por la violencia desencadenada, a raíz de la inacción, corrupción y complicidad”, dijo el periodista.

Aseguró que existen pruebas para identificar y meter en prisión a los responsables de estos crímenes, pero la inacción se convierte en impunidad y ésta es la madre de la violencia en Oaxaca.

En Oaxaca hay casos que llevan años esperando por una sentencia en los juzgados penales, lo que permite que la impunidad reine en la entidad en los casos de la cada vez más brutal violencia.

El director del portal La Verdad de Oaxaca y colaborador de Radio Voz de Oaxaca denunció que la burocracia y omisión de los impartidores de justicia impide que ésta sea pronta y expedita.

La comunicóloga Mariana Toledo denunció la violencia que sufren las compañeras reporteras y comunicadoras en Oaxaca y exigió justicia en los asesinatos de mujeres periodistas y feminicidios.

Juan Maldonado y Pedro Sosa propusieron capacitar en derechos humanos a los periodistas para no revictimizar en su información, como ocurrió con la niña que dio a luz en el hospital civil.

La relación de los gobiernos con los medios de comunicación tradicionales, prensa, radio y TV, siempre se ha caracterizado, equivocadamente desde el poder, por una alta carga patológica.

Ciertamente, esa relación no siempre ha sido cordial y respetuosa. Muchas veces los gobiernos en turno la corrompieron y pervirtieron. No solo lo hizo la mafia del poder del PRIAN, también el PRD.

La corrupción no es ajena a los medios. Si los periodistas queremos ser íntegros, no podemos cerrar los ojos a la realidad. Tenemos que reconocer que la corrupción pudrió la sana relación.

Los gobiernos federales, sobre todo, han visto a los medios bajo el cristal amor-odio, amigos-enemigos. José López Portillo llegó al extremo de pontificar: “No te pago para que me pegues”.

De ninguna manera, es trata de la moralina del periodismo, sino de honestidad intelectual y material. Difícil ser congruente entre lo que se piensa, dice y hace. Exige principios y valores.

El trato no es el mejor en la Cuarta Transformación. Deja mucho que desear por su perspectiva maniquea e incongruente. Se jura y perjura respetar la libertad de expresión, pero hay censura.

El propio presidente Andrés Manuel López Obrador ha dividido y enfrentado a los periodistas mexicanos. Sus condenas a los medios y periodistas críticos, les clasifica en fifís y prudentes.

Ambos resultan totalmente incómodos y se les censura y sataniza en las benditas redes sociales. Los ejércitos de trolls bots y fake news, se han convertido en las benditas redes sociales en los Torquemada de la moderna versión de la Inquisición. Calcinan a los críticos con sus campañas.

Los ejércitos de trolls y bots, se han convertido en las benditas redes sociales en los Torquemada de la actual versión de la Inquisición. Queman a los críticos con sus campañas como a Savonarola.

Hoy, más que nunca, no debemos olvidar que en países autoritarios el periodismo siempre será perseguido por contribuir a desarrollar la libertad de expresión, la educación y la cultura.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila