INCIERTA LA ELECCIÓN INTERNA DEL PRI.

0
227

Mario CASTELLANOS ALCAZAR

ARENA POLITICA+ 07 / 08 / 2019.

 

Faltan cinco días para la elección interna del Partido Revolucionario Institucional (PRI), esto, para elegir al Presidente del Comité Ejecutivo Nacional de este organismo político, así, como al Secretario General, en su primer intento de renovación, luego de la derrota electoral del año 2018 cuando perdió la presidencia de México y la mayoría de senadurías y diputaciones federales y locales, es decir quedo añicos.

Dicha elección será a nivel nacional el próximo 11 de agosto, con cinco mil casillas y un padrón de 6.7 millones de priistas, de no haber abstencionsionismo, sin embargo, a pocos días de dicho proceso, no hay un clima de seguridad, que garantice la estabilidad y por supuesto una elección que aglutine la voluntad y unidad del priismo, que en su intento de una nueva reestructuración, no fue posible lanzar un candidato de unidad, sino, por el contrario surgieron fuertes discrepancias y todo se vislumbra, en más de lo mismo, es decir, los mismos vicios, la misma corrupción y por supuesto el fraude e imposición de la dirigencia nacional.

No hay estabilidad social ni política en el priismo vacuo del país, ni siquiera existe el ánimo de elegir a la dirigencia nacional, pues no es el momento histórico del otrora partido hegemónico y las grandes mayorías que osaban en la elección de sus dirigentes, candidatos y gobernantes con un gran entusiasmo y efervescencia política, ahora todo es de capa caída y sin ninguna esperanza de mejorar el entorno político y mejoramiento de la vida partidista, desde luego con grandes discursos, en los que imperaba la demagogia y la diatriba-

Es así, como, apenas se asoma la figura del gobernador con licencia de Campeche, Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas, uno de los candidatos que constituye la aplanadora de los 12 gobernadores, de igual número de entidades, que le quedan por inercia al PRI, hecho cenizas, entre estos el de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, que al igual que los demás, ya recibieron línea del presidente de la izquierda mexicana, Andrés Manuel López Obrador, quien les dijo que el bueno es “Alito” Moreno y les pidió que votaran por él, por lo que estos, ya hicieron una tácita alianza es decir un pacto parecido al “Pacto por México” que en su momento puso el boga el ex presidente, Enrique Peña Nieto, al inicio de su sexenio.

Desde el inicio, este proceso interno nació viciado y sin ninguna perspectiva de reforma ni superación, sino, por el contrario, va en picada y algo peor, por tanto, de cuando menos cinco aspirante relativamente serios, 2 de estos, abandonaron su participación: José Narro, es rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y ex Secretario de Salud, quien en un principio se creía el bueno, resulta que le jugaron sucio y terminó renunciando, no solo a la candidatura, sino a las filas del PRI, acusando a éste organismo, de tener los mismos vicios, la corrupción, las componendas, fraudes, por lo que no se avizora ningún cambio, ninguna transformación.

Luego, otro de los candidatos, el ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz Ortiz, inició su campaña sin el registro de su partido, el PRI, pero lo hizo en un tono disidente, desde luego, denunciando la vil corrupción, la violencia, los fraudes y los malos gobiernos priistas, a la vez, que se pronunció por un partido democrático y participativo para dar cabida a la gente, a la que se había olvidado en sus demandas y todo se convirtió en demagogia y antidemocracia, lo que hizo perder al PRI, la presidencia de México y por supuesto el Poder Legislativo, ahora en manos de Morena.

Solo quedaron tres candidatos en busca del Comité Nacional del PRI: Alejandro “Alito” Moreno, Ivonne Ortega y Lorena Piñón. El triunfo está entre Alejandro e Ivonne, sin embargo, existe un clima exasperado, al menos, en Oaxaca, se ventila un ambiente de incertidumbre, pues el mismo gobernador Alejandro Murat Hinojosa está maniobrando tras bambalinas en favor de “Alito, a través de sus alfiles a falta de un PRI, en Oaxaca, fuerte, más bien esta blandengue y sin ninguna posibilidad de un triunfo claro y contundente.

Esto, por la falta de trabajo político del escurridizo presidente del Comité Estatal del PRI, Jorge González Ilescas, quien virtualmente tiró la camiseta, por ello, en la entidad existe un partido desangelado, pues no hay actividad contundente de proselitismo electoral que garantice el triunfo de Alejandro “Alito” Moreno- y todo parece incierto, es decir un PRI sin priistas.

El mismo gobernador, Murat, le hace guiños a MORENA y “fuchi” al PRI, en fin, cosas del destino político, pero ya veremos, por donde se los lleva el viento.

carloscastellanos52@hotmail.com