OBRADOR A CALDERÓN: “COMANDANTE BOROLAS”

0
577

Mario CASTELLANOS ALCAZAR

ARENA POLITICA- 26 / 08 / 2019

 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, (MORENA), ya no ve lo duro, sino lo tupido, busca un escape y mira, de donde, surge la inseguridad, que vierte violencia de la delincuencia organizada, así, al primero que encontró fue al ex presidente, Felipe Calderón Hinojosa (PAN), a quien motejó como “El Comandante Borolas”, como una más de sus ocurrencias.

Esto, porque, en su sexenio, Calderón Hinojosa, al no poder, o más bien, se vio rebasado por los altos índices de la delincuencia organizada, que casi se duplicó en comparación con el sexenio de Vicente Fox Quesada, le declaró la guerra a los cárteles de la fatal violencia, que puso en jaque a su gobierno, por tanto, desde el inició de su mandato, el 11 de diciembre del año 2006, puso en marcha el operativo, “ Michoacán” con cinco mil elementos del Ejército, la Marina y la Federal para combatir la delincuencia.

Se vistió de militar como Jefe Supremo de las de las Fuerzas Armadas; la chaqueta le quedó grande y por su baja estatura, el actual presidente Obrador, le puso el mote del comandante “Borolas”, comparándolo con el comediante, Joaquín García Vargas, quien filmaba sus películas con un saco guango, en una de sus conferencias mañaneras, otra más de sus ocurrencias, que causó risa y morbo de los espectadores.

Desde luego que Calderón Hinojosa, ni tardo, ni perezoso, le reviró, que no le quedó el saco grande, en cambio a otro, les quedó el cargo, grande, refiriéndose A Obrador, a quien le estalló la violencia, y agregó, que actualmente se cometen cien homicidios dolosos al día, el doble, de cuando, el ex presidente panista, terminó su periodo presidencial.

En fin, esto es por citar, el grave problema de la inseguridad, que hoy, en día prevalece, sin embargo, va en aumento, a lo que el presidente Obrador, dice, que no es propiamente de su administración, que apenas lleva 9 meses, y por supuesto que tiene como antecedente la administración del ex presidente, calderonista, quien les declaró la guerra a los cárteles, sin ton ni son, sin atender las causas y lo hizo de manera espectacular, algo así, como de relumbrón.

Este problema no es de apenas, ni del gobierno en turno, más bien proviene paulatinamente de los gobiernos neoliberales que han venido gobernando desde hace 36 años con una serie de injusticias y desigualdades, que han dado lugar a la corrupción de los malos gobernantes y con ello una estela de fraudes multimillonarios que han dejado al país en un desastre nacional con repercusiones sociales, políticas y económicas, que ya se están viendo con el cambio de régimen presidencial en manos de López Obrador, a quien no se le puede juzgar prematuramente porque apenas lleva nueve meses en el mando.

Veamos, algunos datos estadísticos dados a conocer por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que manifiesta que en el gobierno de Calderón se registró una tasa promedio anual de 18 homicidios por cada cien mil personas y el año más violento de ese sexenio fue el 2011 con una tasa de 24 homicidios por cada cien mil personas. Se registraron 102 mil 859 carpetas de investigación por el delito de homicidio doloso.

En tanto, la tasa promedio del sexenio de Peña Nieto (PRI), hasta antes del año 2017 fue de 19.6 homicidios por cada cien mil habitantes y en este mismo año la tasa se incrementó a 25 homicidios por cada cien mil habitantes. En esta misma administración el promedio de los asesinatos fue 76.4 hombres y 9.2 mujeres diariamente. La delincuencia se incrementó respecto al gobierno de Calderón.

Y qué decir del gobierno de la izquierda mexicana de Andrés Manuel López Obrador. El primer semestre del presente año cerró con 17 mil 500 asesinatos y el mes más violento de los últimos sexenios según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, fue mayo, con 2 mil 903 víctimas de homicidios dolosos y asimismo 76 feminicidios, lo que significa un promedio diario de 96 casos, esto a penas a nueve meses de su gobierno.

En los tres primeros meses del año 2018 del gobierno de Peña Nieto, se registraron 6 mil 553 homicidios dolosos, esto, con un promedio de 2 mil 184 por mes, mientras, en los primeros 3 meses del gobierno de Obrador se perpetraron 8 mil 524 asesinatos, lo que representa una cifra estratosférica.

Aún, así, el presidente Obrador, dice que el incremento del índice delictivo fue en el gobierno de Calderón Hinojosa, al declararle la guerra al crimen organizado, según, este, le dio un garrotazo al avispero, lo que vino a provocar a los delincuentes por el hecho de haberlos combatido con más violencia, es decir violencia sobre violencia, en cambio en el sexenio del actual presidente , no será así, ahora, no se va a caer en la violencia, ni en el diente por diente, todo con la aplicación de la ley y la justicia para lograr un régimen de paz y estabilidad, combatiendo la corrupción ,los fraude, las inercias, las injusticias y desigualdades. Todo con amor y paz, sin venganzas, ni atropellos, porque eso no es mi fuerte, advierte el presidente de MORENA.

carloscastellanos52@hotmail.com