CONOCIMIENTO BÁSICO SOBRE FUEGO E INCENDIOS

0
136

 

POR GERMÁN HERNÁNDEZ SANTIAGO

Continuando con el conocimiento básico del fuego y los incendios, en este apartado nos enfocaremos a analizar los productos de la combustión, esperando que esta informacion le sea útil y permita minimizar riesgos catastróficos que de los incendios derivan.

PRODUCTOS DE AL COMBUSTIÓN.

Cuando se produce una reacción química exotérmica, con la suficiente velocidad de reacción para que la podamos identificar como un incendio o un fuego, se establece una ecuación de unos elementos iniciales que reaccionan y cambian sus características químicas para dar lugar a unos productos, o elementos diferentes de aquellos que reaccionan inicialmente.

Ninguno de los elementos iniciales se destruye, sino que todos son transformados en mayor o menor medida. Aun cuando se encuentren dispersos, los productos de la combustión son iguales en peso y volumen a aquellas del combustible de la combustión.

Como en toda reacción química, las sustancias reaccionantes en una combustión dan lugar a otras totalmente distintas.

De entre todas ellas, las más importantes son: el humo y los gases tóxicos.

A. HUMO: está formado por diminutas partículas sólidas y vapor condensado. Estas partículas pueden ser de color, dimensiones o cantidad tales, que dificultan la visibilidad, impidiendo la identificación de las salidas o su señalización.

Está compuesto por partículas sólidas y líquidas en suspensión en el aire, con tamaños comprendidos entre 0.005 y 0.01 milimicras, tiene efectos irritantes sobre las mucosas.

Provoca el lagrimeo de los ojos dificultando la visión, a su vez evita el paso de la luz, complicando las tareas de extinción y salvamento, así como de evacuación de las personas afectadas, incluso puede llegar a ser inflamable y/o explosivo cuando se den las condiciones adecuadas.

El humo constituye prácticamente el primer factor de riesgo en el desarrollo de un incendio, antes de poderse sentir un efecto de incremento de la temperatura, en igualdad condiciones, unos materiales emiten más humo que otros. los líquidos inflamables emiten, por lo general, un denso humo negro, es muy difícil aventurar que por el color del humo se pueda saber lo que está ardiendo, ya que la percepción luminosa depende de muchos factores externos, ajenos al proceso de combustión.

§ HUMOS BLANCOS: Combustión de productos vegetales, forrajes, piensos, etc.

§ HUMOS AMARILLOS: Sustancias químicas que contienen azufre, combustibles que contienen ácido clorhídrico y nítrico.

§ HUMOS GRISES: Compuestos celulósicos, fibras artificiales, etc.

§ HUMO NEGRO CLARO: Caucho.

§ HUMO NEGRO OSCURO: Petróleo, fibras acrílicas.

Igualmente, el humo irá mezclado con gases tóxicos que modificarán su color. Siempre a título orientativo, podemos utilizar la siguiente regla:

§ HUMO BLANCO. Arde libremente.

§ HUMO NEGRO. Falta de oxígeno.

Ante la presencia de humo, camina lo más agachado que puedas por debajo del mismo y siempre que sea posible, cubriéndote las vías respiratorias con un trapo o un pañuelo húmedo.

B. LLAMA: Es un gas incandescente cuya temperatura es variable, dependiendo de factores como el tipo de combustible y la concentración de comburente.

En la mayoría de los incendios se producen llamas, aunque hay excepciones, por ejemplo, la combustión del «coque». Ardan combustibles en cualquier estado gaseoso en que se encuentren, las llamas se producen siempre en la fase gaseosa. Y siempre, los combustibles en estado líquido y gaseoso desprenden llamas. En el caso de los sólidos, no se puede asegurar esto de forma tajante. Cuando un gas en combustión se combina con la adecuada cantidad de oxígeno, la llama se hace más caliente y menos luminosa. Fundamentalmente provoca reacciones de histeria y nerviosismo en las víctimas. Y en ocasiones puede producir deslumbramientos impidiendo igual que el humo la correcta percepción del entorno del fuego.

Llama azul: Alcohol, gas natural.

Llama amarilla: Combustible ordinario.

Llama roja: Líquidos inflamables.

Llama blanca: Diversos metales.

C. CALOR: Los incendios son reacciones químicas exotérmicas. El calor es una forma de energía difícil de medir directamente. Es preciso tener en cuenta que el calor va a elevar la temperatura de los gases que se desprenden de la combustión y estos si los respiramos nos van a quemar nuestras vías respiratorias y su efecto es muy difícil de subsanar.

La temperatura corporal se mantiene dentro de unos márgenes gracias al sistema termorregulador, que ejerce un equilibrio entre el calor que sufre el cuerpo y el que logra disipar gracias a la sudoración, ante situaciones extremas se puede ver desbordado el sistema termorregulador llegando a sobrevenir el golpe de calor, provoca un cuadro de estrés térmico, físico y psíquico tal que puede sobrevenir la muerte.

Guía sobre resistencia corporal ante altas temperaturas.

§ 38º C. Peligro de abatimiento, desmayo o choque térmico.

§ 43º C. No se puede mantener el balance y equilibrio térmico.

§ 49º C. De tres a cinco horas de tolerancia.

§ 54º C. Tiempo de tolerancia inferior a cuatro horas, hipertermia, colapso vascular periférico.

D. GASES TÓXICOS: los gases que se desprenden en una combustión son muy diversos dependiendo del material combustible. Los más comunes son el monóxido de carbono y el anhídrido carbónico.

§ El monóxido de carbono envenena por asfixia al combinarse con la hemoglobina de la sangre, impidiendo el transporte del oxígeno que el cuerpo necesita.

§ El monóxido de carbono envenena por asfixia al combinarse con la hemoglobina de la sangre, impidiendo el transporte del oxígeno que el cuerpo necesita.