LA SEGURIDAD CIUDADANA Y SUS ELEMENTOS DE PROTECCIÓN.

0
611

 

POR GERMÁN HERNÁNDEZ SANTIAGO

De acuerdo con el programa de Naciones Unidas para el desarrollo, la seguridad ciudadana es el proceso de establecer, fortalecer y proteger el orden civil democrático, eliminando las amenazas de violencia en la población y permitiendo una coexistencia segura y pacífica. Se le considera un bien público e implica la salvaguarda eficaz de los derechos humanos inherentes a la persona, especialmente el derecho a la vida, la integridad personal, la inviolabilidad del domicilio y la libertad de movimiento.

La seguridad ciudadana no trata simplemente de la reducción de los delitos sino de una estrategia exhaustiva y multifacética para mejorar la calidad de vida de la población, de una acción comunitaria para prevenir la criminalidad, del acceso a un sistema de justicia eficaz, y de una educación que esté basada en los valores, el respeto por la ley y la tolerancia.

Las políticas publicas del estado destinadas a garantizar la seguridad ciudadana, deben contener por lo menos sus cuatro elementos de protección específica.

Derecho a la vida.

Respeto a la integridad personal.

Protección a la inviolabilidad del domicilio.

Respeto irrestricto a la libertad de movimiento.

Estos elementos deben ser la base de los protocolos de actuación, que el estado ejecuta, a través de sus representantes con facultades para cumplir y hace cumplir la ley, por lo tanto, la actuación policial, está condicionada a cumplir con todos y cada uno de estos derechos para materializar de forma efectiva la seguridad ciudadana, a medida que estos derechos sean considerados, respetados y materializados por los cuerpos de policía, la percepción sobre la seguridad mejorara en la comunidad, así también se lograra el reconocimiento y respeto a la autoridad, por el contrario, si los protocolos no consideran estos derechos y siguen como hasta ahora, el sentimiento de inseguridad y la falta de reconocimiento a la autoridad prevalecerán.

Así pues, la ciudadanía debe exigir al estado que las acciones de prevención y contención al delito no violenten los elementos de la seguridad ciudadana, pues son pretexto de una contención efectiva contra el avance criminal, la autoridad violenta en cada acción estos derechos, acrecentando el sentimiento de insatisfacción entra la población y desgastando cada día mas la imagen de autoridad de los cuerpos de policía.

COMO PODEMOS CONTRIBUIR A LA SEGURIDAD CIUDADANA.

Para alcanzar una seguridad ciudadana ideal, es necesario una conciencia colectiva basada en la solidaridad, actúe para con los demás, como quisiera que actuaran con usted, esa reciprocidad de comportamiento generara protección solidaria en la comunidad.

Coadyube con sus vecinos en la integración y adopción de medidas claras de seguridad y protección de su vecindario.

Alerte a los vecinos y denuncie a la autoridad de forma inmediata cuando perciba movimientos, ruidos y comportamientos extraños en el vecindario.

Alerte a los vecinos y auxilie a toda persona que esté siendo víctima de algún ilícito, pero recuerde siempre su seguridad debe ser primero.

Si se percata que alguna persona se encuentra extraviada, bríndele compañía, alerte a sus vecinos y comuníquelo a la autoridad correspondiente.

Mantenga despejada su baqueta, pode sus árboles, barra sus calles, elimine cacharros y vehículos abandonados, ilumine su calle.

Limpie sus parques y jardines, pero sobre todo deles uso, conviva en esos lugares con sus familiares y amigos, socialice con sus vecinos.

Solicite a las policías los nombres y teléfonos de los elementos encargados de la vigilancia de su vecindario, conózcalos, interactúe con ellos, comprométalos a brindar un servicio de calidad y lo principal coadyube con su función.

La participación de la ciudadanía es primordial para lograr una seguridad efectiva en nuestro entorno, organicémonos y cambiemos el paradigma de la seguridad en México.