El Transístmico, un proyecto largamente acariciado 2ª Parte.

0
105

 

Mtro. Juan Antonio Gómez Cárdenas

gomcard@yahoo.com

En 1920, los gobiernos post-revolucionarios crearon Puertos Libres Mexicanos,  cuyo objetivo fue “reactivar los espacios portuarios reduciendo las tarifas aduaneras, del ferrocarril y la flota mercante”. Lázaro Cárdenas, incorporó a la región dentro del Plan General de Desarrollo Nacional, recuperando el Istmo y desarrollando la industria petrolera del país, regulada por el Estado y las  acciones orientadas a la rehabilitación de Salina Cruz; como puerto de cabotaje; la construcción de un ducto proveniente de Minatitlán y de tanques de depósito lo convirtierón en el principal puerto de almacenamiento y distribución en toda la costa del Pacífico.

En periodo de Manuel Ávila Camacho, el Istmo de Tehuantepec tuvo un papel estratégico para el desarrollo hidroeléctrico e industrial del país, por su posición estratégica y cercanía con las fuentes de energía establecidas en la cuenca Grijalva-Usumacinta, entre 1942 y 1947, se construyó la carretera Panamericana la cual comunicó al Istmo de Tehuantepec con la capital de Oaxaca, creando el tramo carretero Oaxaca-Juchitán. Cabe destacar que hasta 1958 se completo el proyecto de transporte intermodal con la construcción de la carretera transístmica uniendo Coatzacoalcos y Salina Cruz.

Al fin de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos volvió a manifestar el interés por desarrollar canales de conexión interoceánica en la región del Istmo de Tehuantepec y Nicaragua, proponiendo generar rutas alternativas al Canal de Panamá. Desde este interés en 1954 cada Presidente de México ha planteado desarrollar un sistema multimodal en el Istmo.

En los años sesenta la región fue alentando el desarrollo debido a los descubrimientos de nuevos yacimientos petroleros. El interés en el Istmo de Tehuantepec continúo latente, se aplicaron nuevas políticas para la seguridad nacional en esta conexión por ello en 1964, López Mateos declaró que en caso de construirse un canal en la zona, todos los aspectos relacionados con el mismo (financiamiento, control, operación, mantenimiento y defensa) deberían ser exclusivos del gobierno de México.

En la década de los setenta se realizaron acciones para fortalecer la infraestructura industrial en el Istmo de Tehuantepec, acciones en torno al desarrollo petrolero.

En 1980, el Presidente José López Portillo anunció la implementación del Proyecto Alfa-Omega que pretendía un sistema de transporte de carga transístmico por medio de contenedores, la creación de terminales para el sistema portuario y el establecimiento de un parque industrial en Salina Cruz.

En 1996, a raíz del proceso de globalización y el crecimiento de la Cuenca del Pacífico y la consolidación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el Istmo reapareció como una zona geográfica de importancia para el desarrollo mexicano, se formuló un nuevo plan titulado Consultoría Maestra para el Programa de Desarrollo Integral del Istmo de Tehuantepec, cambiando el nombre a Integración de Proyectos de Impulso al Desarrollo del Istmo de Tehuantepec.

En los albores del siglo XXI se ha establecido recientemente por el gobierno federal en coordinación con los gobiernos estatales de Oaxaca y Veracruz el “Pacto Oaxaca. Hacia un Sur Sureste del Futuro”, retomando este proyecto transístmico como ese largo sueño histórico,  el plan pretende detonar el sur-sureste del país involucrando en el mediano plazo la construcción y rehabilitación de distintos proyectos, contemplando una inversión de 3,900 millones de pesos que servirán para rehabilitar la línea ferroviaria que comunica al puerto de Coatzacoalcos con el de Salina Cruz. Otro proyecto pretende modernizar los puertos de Veracruz y Oaxaca, estimando una inversión de 2,000 millones de pesos.

Se prevé realizar en cinco años la expansión del Sistema de Transporte y Almacenamiento Nacional Integral, se trata de un proyecto transístmico para suministrar gas natural.

Reflexionemos: Parece vislumbrarse una luz al final de este proyecto, un sueño largamente acariciado, la pregunta de reflexión ¿Estamos preparados para ello?