Turismo excesivo u “Overtourism”…

0
105

 

Mtro. Juan Antonio Gómez Cárdenas

gomcard@yahoo.com

La etiqueta de overtourism es rechazada por muchos destinos más dispuestos a considerar el desafío de hacer frente al éxito o el turismo mal gestionado. El turismo ha llegado a un punto en el que los anfitriones o los invitados y, a menudo, ambos están insatisfechos. El desafío es hacer que todos los destinos sean sostenibles y evitar la propagación del problema.

El ámbito público es un recurso de propiedad común, una mejor gestión de la oferta y la demanda puede disminuir el problema, pero existen límites físicos y sociales reales. Muchos en la industria probablemente dirían que no. A menudo nos describimos como viajeros y visitantes, de la misma manera, que las personas se quejan del tráfico sin reconocer que son parte de él. Jeremy Boissevain publicó “Cómo hacer frente a los turistas: reacciones europeas al turismo de masas” hace casi 20 años, y desde entonces las principales ciudades europeas Venecia, Barcelona, París, Londres, Praga y Roma; han seguido experimentando un rápido crecimiento en el número de turistas.

Overtourism describe destinos donde los anfitriones o huéspedes, locales o visitantes, sienten que hay demasiados visitantes y que la calidad de vida en el área o la calidad de la experiencia se ha deteriorado de manera inaceptable. Es lo opuesto al turismo responsable, que consiste en utilizar el turismo para hacer mejores lugares para vivir y mejores lugares para visitar.

El overtourism es solo un ejemplo de lo que sucede cuando más y más buscan consumir un recurso, particularmente cuando ese recurso es un recurso de propiedad común, muchos destinos son solo eso y se está llegando a los límites en algunos destinos, hay choques culturales debido a diferentes costumbres y normas sociales sobre el comportamiento, a menudo alimentadas por la bebida; la gente local es desplazada por vacaciones cada vez más no reguladas, los jardines son pisoteados y las playas quedan llenas de basura; Las tiendas que solían satisfacer las necesidades de los residentes son desplazadas por los puntos de venta que venden productos caros o se venden a los turistas. En conclusión overtourism es la antítesis del turismo responsable de aquel que el sociologo Jost Krippendorf, el padre del turismo responsable, previó el crecimiento de turistas y llamó a los locales rebeldes. Ahora esos rebeldes locales están haciendo oír sus voces con palabras nuevas como gentrificación o carteles que anuncian “tourist go home”.

El turismo hace un uso extensivo de los recursos comunes en el ámbito público y aprovecha, por ejemplo, los museos y galerías, que son gratuitos o tienen un precio de mérito inicialmente para el beneficio de los ciudadanos. Los bienes comunes del turismo son muy vulnerables al hacinamiento y degradación por la presión del turismo. La industria disfruta de libre acceso a los bienes públicos, que a menudo son su producto principal.

Reflexionemos: Para el gobierno local y los administradores de áreas protegidas el turismo es lo que hacemos anfitriones e invitados, y podemos hacerlo diferente. La pregunta clave es: ¿El destino usará el turismo o el destino será utilizado por él?

Mtro. Juan Antonio Gómez Cárdenas 
 Ampyttac (I+D+i)
Manuel Ruíz No. 223-A Col. Reforma C.P. 68050
Oaxaca de Juárez,Oaxaca; México
Tel: (951)5186947 Móvil 9515473587