NO, A LA INTROMISIÓN DE ESTADOS UNIDOS

0
134

Mario CASTELLANOS ALCÁZAR

ARENA POLÍTICA 8 / 11 / 2019

El gobierno federal debe actuar con diligencia y desde ahora, dar un golpe de timón en materia de seguridad, que ya es agobiante para los mexicanos y desde luego, contagia al extranjero, en lo político, económico y social, sin embargo, lo lamentable sería la intromisión de otros países, lo que sería la violación de la soberanía nacional.

Esto, se advierte luego de fatal violencia en Culiacán, en donde, el cartel de Sinaloa irrumpió en la fatal violencia, dejando una decena de muertos y la libertad de Ovidio Guzmán, tras una balacera, entre los capos y los cuerpos de seguridad que fueron sometidos por la delincuencia organizada.

Lo último, que sacudió a México y al mundo es lo relacionado con la masacre de la familia Le Barón, en intermediaciones de Sonora y Chihuahua, en donde, también la delincuencia organizada, en una emboscada le quitó la vida a tres mujeres y seis niños, que fueron acribillados y calcinados, al igual que las camionetas en que viajaban.

Desde luego, que esta cascada de violencia, que llegó a los extremos, no es nada envidiable, pero sí, pone a México, en el umbral de la inseguridad, que tendrá repercusiones severas en las relaciones internacionales con otros países.

Ya se vio con la malsana proposición del presidente de Estados Unidos de América, Donald Trump, quien ni tardo ni perezoso, ofreció su intervención a través de sus tropas de seguridad, para acabar con los carteles de México, argumentando que un ejército mata a otro ejército, en este caso a la delincuencia organizada, que, de aceptarse, por el gobierno mexicano sería tanto como violar la soberanía del territorio nacional.

En este aspecto, sí tiene la razón el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien respondió a su homólogo del vecino país del norte, que le agradece su valioso apoyo, pero en este caso, es cuestión, que solo corresponde resolver a los mexicanos, esto, para evitar la intervención del ejército norte americano, por tanto, ya quedó esa espina entre ambas naciones y no tarda, que el gobierno gringo, nuevamente amague a México con nuevas argucias y amenazas de imponer las normas de seguridad.

Pues sí, el gobierno de Estados Unidos argumenta que el tráfico de drogas en la nación mexicana afecta a los norteamericanos en el consumo de los estupefacientes, pero también, aquel país, a México, por la compra y tráfico de armas de alto calibre, por lo que este entramado es cuestión de ambas naciones, que se deben resolver sin trastocar la soberanía de ambos territorios, sin llegar a la violencia ni al abuso de las relaciones internacionales.

Sin embargo, ya quedó de manifiesto la intención del gobierno de Trump, que por supuesto fue rechazada, pero, por lo mismo, el gobierno federal debe replantear sus estrategias y normas de seguridad, propias de los mexicanos para combatir la corrupción, la violencia e inseguridad, que corroe el tejido social de los connacionales.

La Guardia Nacional, organismo de seguridad de nueva creación no tiene las bases fundamentales y pareciera que no existe, porque, en lo que va de la administración del gobierno de Obrador, la violencia se ha incrementado desproporcionadamente, pues basta decir, ya van 32 mil homicidios dolosos en once meses de la Cuarta Transformación.

Esto implica una revisión de los cuerpos de seguridad pública, llámense Ejército, la Marina, la Federal o la Guardia Nacional, que por supuesto, deben tener estrecha correlación institucional, tomando en cuenta a los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal.

Asimismo, aceptar la ayuda de otros países, sin trastocar la identidad y soberanía nacional, principalmente con Estados Unidos de América, por ser el vecino más cercano y con quien tenemos la mayor relación comercial, que, desde luego, no se debe romper, porque afectaría la economía de ambos países, pero más a México.

La ayuda sería convencional, cuidando la diplomacia de ambos países, por ejemplo, en la solución de los problemas que afectan a dichas naciones, bajo estricto control y vigilancia en la frontera para evitar el tráfico de armas y las drogas entre estos países, implementando la relación comercial con México, Estados Unidos y Canadá.

carloscastellanos52@hotmail.com