Bienvenidos convenios, pero conflictos no son sólo agrarios

0
191

DETRÁS DE LA NOTICIA

Alfredo Martínez de Aguilar

* El Gobernador Alejandro Murat, Paco Piza y Ernesto Salcedo deben tener en el radar de la Agenda de Riesgos del Estado los intereses del narcotráfico y de los grupos armados detrás de los conflictos agrarios.

Retomo la reflexión sobre el recuento anual, al destacar el positivo balance en el trabajo de conciliación agraria de Alejandro Murat al iniciar el quinto año de Gobierno y su declive sexenal.

En los primeros cuatro años de la administración del actual Mandatario Estatal, se han firmado 46 acuerdos de paz en materia agraria. Corresponde el mérito a la Secretaría General de Gobierno.

Consciente que el tiempo se escapa como agua entre las manos y se acaba el sexenio, máxime en los tiempos electorales de los próximos dos años, Paco Piza redobla los esfuerzos de Anuar Mafud.

Sin duda, es un importante logro la firma del convenio definitivo de Conciliación Agraria entre Comunidades de la Zona Mixe que ponen fin a más de 40 años de sangriento conflicto fratricida.

El añejo conflicto agrario derivó en enfrentamientos, violencia, tensión permanente y ruptura del tejido social. Obligó a intervenir a organismos internacionales defensores de derechos humanos.

No obstante, su trascendente impacto social, sigue siendo una posibilidad sentar las bases de la paz social real por los intereses de la delincuencia organizada y de los grupos armados en la zona.

El Gobernador Alejandro Murat y los responsables de la política interior y de la seguridad pública de Oaxaca deben tener en el radar de la Agenda de Riesgos del Estado ambos factores de poder.

Los organismos de inteligencia civiles y militares no ignoran que la nueva ruta de muchos tráficos, indocumentados, armas y drogas, en Oaxaca, es la zona mixe, limítrofe con Chiapas y Veracruz.

El abogado Arturo Vásquez Urdiales, ex funcionario y hoy Notario Público ha denunciado que en los conflictos agrarios actúan agentes externos a los que no conviene su solución, propician la permanente agudización y choques armados con lamentables y mortales consecuencias.

Y le ha puesto nombre, caciques, líderes políticos, líderes religiosos, líderes sociales, ONG’s, guerrilla, narcotráfico, en el ámbito estatal, regional o municipal y en otros estratos, sectas u organizaciones nacionales o internacionales gestoras de un nuevo estatus de corte socialista.

Vásquez Urdiales no es el único que ha denunciado la presencia del narcotráfico y de grupos armados en los conflictos agrarios de las diversas regiones del estado, también lo ha hecho el diputado local Jorge Villacaña Jiménez, presidente de la Comisión de Gobernación del Congreso.

En julio del año pasado, el legislador atribuyó la creciente ola de violencia que se registró en la entidad, con un saldo de al menos 17 muertos en 36 horas, a bandas dedicadas al narcotráfico.

Las autoridades de seguridad deben dejar de negar la operación del narcotráfico desde hace 40 años en Oaxaca, demandó el presidente de la Comisión de Gobernación de la Legislatura local.

El diputado fue cuestionado en 2019 sobre el ataque armado por presuntos pobladores de San Miguel Quetzaltepec en contra de vecinos de la agencia municipal de San Juan Bosco Chuxnabán.

La Secretaría General de Gobierno (Segego), a través de la Junta de Conciliación Agraria, firmaron con los presidentes municipales y de núcleos agrarios de San Miguel Quetzaltepec y San Lucas Camotlán, un convenio definitivo en la línea de colindancia que abarca más de cinco kilómetros, como parte de la conciliación en la indefinición de la zona de controversia entre ambas comunidades.

Con ello, el Gobierno del Estado, a través de la Junta de Conciliación Agraria de la Secretaría General de Gobierno, ha logrado establecer en lo que va de la actual administración, 46 convenios definitivos de Conciliación Agraria.

El Secretario General de Gobierno, Francisco Javier García López, expresó que este acto, abona a crear la paz social, el desarrollo y construir la gobernabilidad en la Zona Mixe.

“La instrucción del mandatario estatal, Alejandro Murat Hinojosa, es privilegiar el diálogo para construir las condiciones de paz que generen el crecimiento y desarrollo de las comunidades y cuando se tiene voluntad se logran buenos acuerdos”, destacó, García López.

En este sentido, reconoció la disposición y la buena voluntad de los representantes de los núcleos agrarios involucrados en este acuerdo que abona a la paz y tranquilidad de sus habitantes, quienes por más de 40 años habían mantenido un conflicto agrario, en el que se habían registrado enfrentamientos entre sus pobladores.

Asimismo, el encargado de la política interna destacó el trabajo de la Junta de Conciliación Agraria que fungió como el órgano conciliador, sumando la buena voluntad de ambas comunidades, quienes ejecutaron los días 20 y 21 de diciembre, trabajos técnicos de amojonamiento y topográficos en la línea de colindancia que abarca más de cinco kilómetros. Al acordar la delimitación de la zona, se estableció firmar el convenio definitivo de Conciliación Agraria, el cual beneficia a mil 139 campesinos y ocho mil 539 habitantes.

Las autoridades municipales y de núcleos agrarios que participaron por parte de cada comunidad, destacaron el respaldo del gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa y el apoyo del secretario general de gobierno, Francisco Javier García López, por alcanzar los acuerdos de paz en esta parte de la zona Mixe.

Para lograr conciliar la zona de controversia, se desahogaron previamente más de 45 reuniones entre ambas autoridades municipales y de núcleos agrarios; asimismo, se realizaron caminatas e inspecciones oculares, con el fin de alcanzar el acuerdo definitivo en beneficio de los habitantes.

En su oportunidad, Alberto Gonzáles Espinoza, presidente del comisariado ejidal de San Miguel Quetzaltepec, agradeció a las autoridades estatales el interés por atender esta problemática que por más de 40 años había afectado a los habitantes de las comunidades, pero que ahora, se ha logrado poner fin al conflicto que generó por años enfrentamientos.

Por su parte, Agustín Reyes Nolasco, presidente del comisariado ejidal de San Lucas Camotlán, reconoció el trabajo incansable de las autoridades y la buena voluntad de San Miguel Quetzaltepec, así como el interés del Gobierno del Estado de Oaxaca por conciliar la zona de controversia.

Refirió que esta acción se realizó con el esfuerzo de todos los involucrados para poner fin al conflicto que se mantenía. “Este convenio debe durar para siempre, porque no podemos dejar a nuestras futuras generaciones esta herencia; al contrario, debemos demostrar nuestra hermandad para convivir pacíficamente en beneficio de nuestras comunidades”.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila