ROSARIO ENREDA A PEÑA Y A MEADE. BAJO SOSPECHA, EVIEL.

0
123

Mario CASTELLANOS ALCAZAR

ARENA POLITICA 14 / 08 / 2019

 

La Cuarta Transformación de México puesta en marcha por el presidente Andrés Manuel López Obrador, ya empieza hacer efecto, y ahora sí, ya se puede ver que va en serio el combate a la corrupción que dejó la administración del gobierno priista de Enrique Peña Nieto.

Por supuesto, que, con la detención de la Ex Secretaria de Desarrollo Social y de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (SEDATU), Rosario Robles Berlanga, se inician las pesquisas y se cumplirá con la promesa de Obrador, de aplicar el peso de la ley a los funcionarios del régimen anterior que incurrieron en escandalosos fraudes, medida que es apoyada por la sociedad en su conjunto.

Robles estará en prisión preventiva por dos meses en el reclusorio de Santa Martha Acatitla, mientras dura el proceso de investigación, acusada por el desvió de 5 mil 73 millones de pesos de lo que fue la “Estafa Maestra”, que constituye el delito de ejercicio indebido del servicio público, que, a decir del código penal, no es grave, por lo que podría quedar en libertad.

Con esta detención se destapa la cloaca del sistema político neoliberal en manos del PRI- PAN durante 36 años, tiempo de la “perfecta democracia”, y con ello, una enorme corrupción que llevó al país al desastre nacional, lo que dejó a los mexicanos una nación sumergida en la pobreza, la marginación, la violencia, los fraudes y la inseguridad latente, que dio lugar al cambio de régimen de gobierno, ahora en manos de la izquierda mexicana.

Sin embargo, con la prisión de Robles Berlanga, quien después de dos audiencias, el Juez de Control del Reclusorio Preventivo Sur, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, la vinculó a proceso judicial y luego de la denuncia de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) viene una cadena de investigaciones en contra de funcionarios públicos cercanos a la indiciada, sin descartar al expresidente Enrique Peña Nieto y a quien fuera el candidato presidencial, José Antonio Meade Kuribreña por su presunta participación o actos de omisión, incluso como ex Secretario de la misma Secretaria de Desarrollo Social, (SEDSOL), ahora Secretaría de Bienestar.

La misma Berlanga ya hizo pública la injerencia de Peña Nieto y Meade, a quienes ya había comunicado el mar de corrupción de la SEDESO y SEDATU, de los efectos de la llama “estafa maestra”. El mismo Juan Manuel Portal, en junio del año 2014, ex auditor superior de la federación, ya había notificado los actos de corrupción, cuya responsabilidad directa recayó en Rosario Robles Berlanga, contra, quien, la Fiscalía General de la República había presentado 27 contratos o convenios simulados, por lo que esta institución pidió su comparecencia ante un juez para los efectos de la investigación.

Sin embargo, la ex funcionaria, aún no está a salvo, ni tiene la posibilidad de quedar en libertad, porque el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Santiago Nieto, anunció que se interpondrá nueva denuncia penal en contra de Robles Berlanga por otros 105 convenios adicionales con un presunto fraude de 800 millones de pesos, lo que complica la situación jurídica de la imputada.

Desde luego, que dicha investigación judicial en contra de la “Estafa Maestra” puede llegar a Oaxaca para investigar al también ex Secretario de Desarrollo Social (SEDESOL), ahora Secretaría de Bienestar, Eviel Pérez Magaña, quien se desempeñó como titular de esta institución en el último año del presidente Enrique Peña Nieto, y por supuesto, estuvo nadando en un mar de corrupción sin darse cuenta de dicho mega fraude, pero, para este político oaxaqueño, entonces del gabinete federal, todo estaba bien, pues según él, la SEDESOL gozaba de total solidez, transparencia, consolidada y libre de toda corrupción, además ejemplo de democracia, al servicio de los mexicanos, sobre todo, de la clase de bajos recursos económicos y por tanto, los programas sociales que manejó combatieron la pobreza y la marginación.

Pérez Magaña (PRI) es un político de la región de Tuxtepec, Oaxaca, de mucha confianza y del círculo del ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz. Fue candidato a gobernador de la entidad Oaxaqueña en el año 2010, quien, por las circunstancias políticas en contra del entonces mandatario estatal, perdió la elección, ante Gabino Cué Monteagudo, de la fórmula: PAN, PRD y Movimiento Ciudadano.

Pero luego, como recompensa, al perder la oportunidad de llegar a la gubernatura de Oaxaca, el sistema político PRI- GOBIERNO, le otorgó una senaduría, que tampoco, terminó su periodo de seis años, porque en el año 2016, lo hicieron renunciar, porque no se disciplinó y le jugó sucio al entonces candidato del PRI, ahora gobernador, Alejandro Murat Hinojosa. Fue entonces cuando el gobierno Federal le concedió la titularidad de Secretario de Desarrollo Social, esto en el último año del presidente Peña Nieto.

Ahora, el político oaxaqueño, en esta entidad, es mencionado como presunto sospechoso, implicado en la “Estafa Maestra”. Sin embargo, está muy tranquilo en esta capital de Oaxaca, incluso, fue uno de los que le dieron la espalda a su mecenas, el ex gobernador Ulises Ruiz Ortiz, quien buscó la presidencia del Comité Nacional del PRI, pues Magaña, abiertamente apoyo a ultranza a Alejandro Moreno Cárdenas, ahora líder nacional del Revolucionario Institucional (PRI) y por supuesto, Pérez Magaña, fumó la pipa de la paz con el gobernador de esta entidad, Alejandro Murat Hinojosa.

carloscastellanos52@hotmail.com